martes, 14 de agosto de 2018

CANTO A LA VIRGEN DE LA ASUNCIÓN


Resultado de imagen de ASUNCION VIRGEN GIF



Cuantas veces siendo niña canté
canciones de amor y alabanza
a la Madre de Dios,Virgen fiel,
que también es mi Madre y me ama.

Cuantas veces siendo niña grité
con mi voz infantil que te amaba
y cantaba con todo mi ser
en la Iglesia,el colegio y en casa.

Cuantas veces siendo niña te recé
oraciones que mi madre me enseñaba
y al rezarlas entendía el porque
la oración es un bien para el alma.

Cuantas veces siendo niña escuché
a mi madre rezar con el alma
dando gracias por todo el gran bien
que tenia viviendo en tu gracia.

Cuantas veces siendo niña te miré
y observé que también me mirabas,
esperando dijera: ¡ seré
una niña obediente y muy santa!

Cuantas veces siendo niña prometí
que mi alma junto a ti siempre estaría
y al crecer poco a poco descubrí
que de ti me alejaba día a día.

Cuantas veces siendo joven me olvidé
de rezar y cantar lo que sabia,
engañada por las voces que encontré
en un mundo que de fe nada entendía.

Cuantas veces siendo joven lloré
desengaños y promesas incumplidas
y lloré porque me aparté
del regazo de mi MADRE querida.

Con el paso de los años entendí
que una madre no se cansa de esperar
y al volver a tu regazo comprendí
que jamás me dejaste de mirar.

Con el paso de los años aprendí
que sin Madre es un vivir sin VIVIR;
que la Madre sufre y goza junto a mí,
me comprende y me ayuda a proseguir.

Con el paso de los años descubrí
que el amor va creciendo si se da,
que la gente no es mala, es infeliz,
y que¡¡ SOLO EL AMOR LE SALVARÁ!!








domingo, 15 de julio de 2018

HIMNO A LA VIRGEN DEL CARMEN


Salve Maria, flor del Carmelo,
dulce consuelo del mortal,
guía a tus hijos,Madre adorada,
a la morada celestial.



Desde los cielos, la Virgen bella
nuestra plegaria escuchó,
y compasiva cual tierna madre,
llena de gracia descendió.



Su voz divina en nuestras almas
vertió el aroma de su amor,
y en rica prenda de su ternura
su escapulario dejó.



Virgen del Carmen, reina del cielo,
nuestros acentos ven a oír,
porque tus hijos tan sólo anhelan
tu dulce nombre bendecir.



Sólo anhelan, junto a tu trono,
viendo tu rostro, siempre vivir;
¡Virgen del Carmen,
Madre querida
guárdanos siempre
junto a Ti!