sábado, 20 de agosto de 2016

AMISTAD VERDADERA


 Paseando por la playa me acordaba de ti;
tu amistad verdadera es tesoro para mi.

Comparaba tu persona con la inmensidad del mar;
hay en ti tanta belleza y tanta profundidad...

tu belleza es interior,sólo se ve al bucear,
pues tu humilde apariencia guarda bien tu inmensidad.

Tu alma limpia y serena me inspira seguridad;
en las dudas me das luz y en las penas me das paz.

Paseando por la playa vi con mucha claridad,
que no hay dinero en el mundo  para pagar la amistad.

Es el don más valioso que en  la vida se nos da;
un amigo es un tesoro y hay que saberlo guardar.

Paseando por la playa me extasiaba al mirar,
las maravillas tan grandes que hizo Dios al crear.

Al tiempo que paseaba mis huellas iba dejando,
y las olas de la mar todas las iba borrando.

Ellas me recordaban la misericordia de Dios;
borra constantemente las huellas de nuestro error.

Paseando por la playa daba gracias sin parar,
por el don de la creación y el gran don de tu amistad.

Paseando por la playa este poema escribí,
y con cariño sincero te lo dedico yo a ti.