sábado, 26 de septiembre de 2015

EL JARDIN DE LA VIDA


En el jardín de la vida
todos hemos de aportar
nuestra buena semillita
para poderlo adornar.

El dueño de este jardín
ha querido derrochar
semillas de mil colores
por toda humanidad.

A medida que germinan
y empiezan a florecer,
cada una es un encanto;
no sabes cual escoger.

Claveles, rosas y lirios,
jazmines y muchas mas,
alegran nuestros sentidos
y da gusto pasear.

Hay flores muy pequeñitas
que es un encanto admirar,
se extienden como una alfombra
y no te atreves a pisar.

También los árboles frondosos
cumplen una gran misión;
proteger al paseante
y darle sombra y frescor.

El césped es un adorno
sencillo y muy abundante,
se puede pisotear
y tiene él mucho aguante.

Cada una de estas plantas
tiene como misión,
alegrar al que las mira
e infundirle paz y amor.

Estas plantas y flores
de mil formas y colores,
son todas las cualidades,
las virtudes y los dones.

Todos tenemos parcela
donde poder sembrar,
estas hermosas flores
para poderla adornar.

No importa la que seamos,
lo importante es aportar;
llenar toda la parcela
que el dueño del jardín nos da.

Si las ponemos todas
al servicio de los demás,
en el jardín de la vida,
dará gozo habitar.


2 comentarios:

  1. ¡Qué bonita esta poesía! Teneos que descubrir qué flor hay en nuestro interior e irla regando para que no se marchite. Así embelleceremos el jardín de la vida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario.Efectivamente,este es el sentido de la poesía.Descubrir todo lo bueno que tenemos y potenciarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar