sábado, 7 de noviembre de 2015

EL GRANITO DE TRIGO


 














Cuando una persona es buena
y es sensible a los demás,
se dice siempre de ella;
¡ésta es más buena que el pan!


Para a saber las bondades
de este hermoso refrán,
tendremos que conocer
las cualidades del pan.

El pan es desde su origen
de una gran humildad,
pues es fruto de un granito
que se debe de enterrar.

Sólo cuando se pudre
y el grano no existe ya,
sale el hermoso fruto
con el que se hace el pan.

Son abundantes espigas,
repletas de granos están,
que para hacerse harina
se han de dejar triturar.

Con esta buena harina
se hace la masa del pan,
que para ser consistente
se ha de dejar amasar.

Una vez la masa hecha
se ha de dejar fermentar,
para que crezca esponjosa
y se pueda elaborar.

Seguidamente estos panes
al horno van a parar,
y allí se dejan cocer
para que puedan gustar.

Cuando el pan esta cocido
se ha de dejar cortar,
para que los comensales
se puedan alimentar.

Y es alimento tan bueno
y de tanta calidad,
que aunque falten otras cosas
él solo alimentará.

Así es la persona buena,
también ella ha de enterrar
sus gustos y sus pasiones,
y también su bienestar.

A igual que el buen granito
se ha de dejar triturar;
le trituran los desprecios
y también los menosprecios
que le dirigen los demás.

Las personas que le quieren,
buenos consejos le dan;
también lee el evangelio
y así se deja amasar.

Para poder fermentar
la persona ha de rezar;
sólo con la oración
va creciendo su bondad.

Las virtudes que han nacido
son de buena calidad,
y si queda algo de orgullo
el horno lo ha de quemar.

El horno es la misma vida,
que al traer dificultad
enfermedad y disgustos,
el orgullo quemará.

La persona se transforma
y cambia toda su visión;
la realidad de la vida
la mira con comprensión.

Si esta buena persona
es mas buena que el pan,
ahora sabemos todos
que no es por casualidad.

Los avatares de la vida
y su buena voluntad,
han hecho el gran milagro
de lograr su santidad.




13 comentarios:

  1. ¡Precioso! Me gustaria compartirlo en mi blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Josefa;puedes compartir todo lo que creas conveniente.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. El dejarse amasar, triturar es pisar el egoísmo que es lo que nos impide ser el buen pan para todos los que están con nosotros.¡Qué bien lo refleja esta poesía!

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones, Carmen, por el bonito poema. Ya lo había leído en el blog de Josefa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a Anónimo por esta reflexión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias Rafael por tu comentario;para mi es muy valioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Carmen por la atención de pasarte por mi blog, me gusta como escribes, he estado viendo entradas anteriores.
    Gracias
    Un petó

    ResponderEliminar
  8. Así como la elaboración del pan precisa de la levadura, nosotros debemos ser fermento para
    ser'' más bueno que el pan''

    ResponderEliminar
  9. Sor Cecilia ;gracias por su visita y su comentario
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias A. A Muy bonito su comentario
    Un abrazo


    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Lo eliminé puesto que le había comido letras, claro está que tengo apetito... Pero no me gasta comer letras.
    Te decía que estos preciosos versos, ya los comenté en el blog de Josefa. Así pues te dejo un abrazo, deseándote un muy feliz fin de semana.

    Besiños.

    ResponderEliminar
  13. Hermoso ser trigo y mejor ser pan...
    Gracia y Amor
    Isaac

    ResponderEliminar