viernes, 4 de diciembre de 2015

LAS MANOS DE LOS ABUELOS



Cuando veo a un abuelo
contemplar sus propias manos,
pienso que está ensimismado
recordando su pasado.







¡Cuantos recuerdos le traen
los surcos de sus viejas manos!
Ellas le hacen recordar
lo  que quizá su memoria
ya se quería olvidar.

Estas manos inseguras 
rugosas y temblorosas,
fueron en su día ágiles 
y siempre muy laboriosas.

A la vez que mira sus manos
va cambiando su semblante.
Si el recuerdo es bueno ríe,
triste si no es agradable.

También ves alguna lágrima
descender por sus mejillas;
llora cuando recuerda
a sus personas queridas.

Sus recuerdos son tan vivos
que le parece un ayer,
cuando jugaba en la calle
e iba a la escuela a aprender.

Y si hacía travesuras,
el maestro muy airado,
le daba con el puntero
en la palma de la mano.

Antes de irse a dormir,
recuerda con emoción,
como juntaba sus manos
rezando con devoción.

Gracias a estas manos
ha podido trabajar,
ganarse el pan cotidiano
y formar su propio hogar.

El día que se casó,
estas manos le sirvieron
para intercambiar alianzas
y sellar amor eterno.

Ellas le han sido útiles
para amar y acariciar;
también las ha utilizado
para poder perdonar.

Son tantos sus recuerdos,
tan absorbido está en ellos,
que el presente ya no cuenta;
cuentan los viejos tiempos.

Al abuelo ensimismado
lo hemos de respetar;
él ha vivido su vida
y en paz la ha de acabar.

Nunca menospreciemos
las manos de los abuelos,
aunque las veamos viejas,
torpes y sin acierto.
 
Con comprensión y bondad
las hemos siempre de ayudar,
y suplir con nuestras manos
su gran inseguridad.

20 comentarios:

  1. Aue hermoso y tierno lo que nos regalas
    Bello homenaje has realizado
    Y can necesario es mantener esas manos activias y no en quietud
    Recuedo las manos de mi madre que hasta sus ultimos momentos tejian para regalar
    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu amable comentario Abuela Ciber.Este escrito me lo ha inspirado el recuerdo de mi padre,el cual murió con noventa y dos años.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que emoción he sentido al leer este hermoso poema!. Así veia yo, las manos de las personas queridas que me han acompañado en mis tiempos jovenes Ahora toca ver las mias.
    Una vez más me sorprendes con tus precosas poesías
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Perdon. . Me he comido la i en precosas

    ResponderEliminar
  5. Josefa;estoy muy agradecida por tu comentario.Es verdad, en nuestra juventud nos llamaban la atención las viejas manos de nuestros mayores, sin pensar que eran unas manos que habían trabajado mucho para poder tirar la familia adelante.
    Con cariño.Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un bellísimo poema que me ha hecho recordar las manos de mi madre y me he emocionado.Besicos

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola Carmen!!!

    Que bonito canto -homenajeo a los abuelos, tan merecido y que verdad tan grande expresan estos lindos versos.
    Carmen, los abuelos somos padres dos veces, enseñamos a caminar a nuestros hijos: mas seguimos enseñando a nuestros nietos.
    A algunos nos pagan con creces y acarician nuestras manos arrugadas con amor y cariño, estos somos afortunados.
    Pero... ¡Hay desgraciadamente muchos que son abandonados a su suerte! Y eso si que me parte el corazón.
    Ha sido un placer leerte y te felicito.
    Te dejo mi inmensa gratitud y mi estima siempre.

    Un abrazo grande y feliz semana, amiga.

    ResponderEliminar
  8. Charo;muchas gracias por leer mi escrito.Es verdad,a los padres los recordamos con emoción y agradecimiento.

    Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Marina;estoy muy agradecida por tus palabras tan amables y verdaderas;es un consuelo muy grande pensar que hemos cuidado y querido a nuestros padres,así como también da pena ver lo descuidados que están algunos.
    Recibe un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hermosas las manos arrugadas por las vivencias que acumulan. Siempre me llamaron la atención y es casi en lo primero que me fijo cuando conozco a alguien. Miro las manos de los bebes y me asombra tanta perfección, pienso en cómo serán con el paso de los años. Este es un poema precioso que habla de todo eso.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Felicidades por ésta belleza de poema carmen.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias Antonia.Es verdad,las manos son un miembro de nuestro cuerpo vital;son admirables y sobre todo en la vejez-
    Recibe un fuerte abrazo,

    ResponderEliminar
  13. Carmen;muchas gracias por tu amabilidad
    Te mando un cariñosa abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Las manos, es un órgano vital de la persona y por mediación de ellas, expresan, transmiten situaciones distintas;unas veces de agradecimiento, de paz, alegría,otras, de agresión,de discordia, ,,,,

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias a Anónimo;tu comentario es cierto.Las manos son cómplices de nuestros sentimientos y actitudes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. que bonita poesía me a encantado, siempre ay que recordar el cariño de los abuelos puesto que para mi en concreto son un gran tesoro que cuido y quiero mucho

    ResponderEliminar
  17. Hola Jaime;he tenido una gran alegría cuando he visto tu comentario.Ya se que quieres mucho a los abuelos y procuras hacer caso de ellos.
    Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Es un poema muy hermoso. A través de la mano podemos amar servir y abrigar, depende de nuestra actitud hacia los demás. Gracias por tu visita!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Gracias Carmen por tu visita y por el conciso analísis que haces del microrelato "Soltero empedernido"
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. He venido a conocerte un poco más, por eso, por lo que tu dices debe ser que me gusta acariciar las manos de mis mayores, noto en sus nudos y venas la vida que tuvieron. Un saltibrinco

    ResponderEliminar