jueves, 17 de diciembre de 2015

NAVIDAD ERES TU



Se dice que Navidad
es fiesta contradictoria;
para algunos es disfrutar
sin sentir pena ni gloria.


Esta forma de vivir
esta muy generalizada.
¡Hay que pasarlo bien
porque la vida se acaba!

Aunque esto sea verdad,
es una verdad a medias,
le falta la otra mitad
que complete esta creencia.

Si no tiene el complemento,
fe esperanza y caridad,
dura poco y cuando acaba
queda un vacío sin paz.

La verdadera fiesta
es tan completa y tan buena,
que aunque se acabe por fuera
se queda el alma muy llena.

La fiesta de Navidad
es en esencia alegría;
alegría agradecida.
¡Dios ha venido a la vida!

Siendo Él tan poderoso
se ha hecho niño y pobre,
para dar sentido a la vida
y esperanza a nuestra muerte.

Este niño humilde y pobre,
quiere volver a nacer
en todos los corazones,
que le quieran acoger.

Ahora nos pide a todos
que imitemos su venida;
hemos de nacer de nuevo
a una plena y feliz vida.

Seamos ahora nosotros
Navidad para los demás;
contagiando esperanza
al que vive en soledad.

Seamos también estrella
para guiar y acompañar,
a las personas que quieran
caminar hacia el portal.

Seamos el mejor regalo,
compartiendo con los demás
lo mejor de nuestra persona,
para dar felicidad.

Seamos adornos hermosos,
seamos música celestial,
que alegre la vida a todos
sin pensar en si nos dan.

Seamos también el árbol
resistente al vendaval,
anclado muy firmemente
en Dios y su voluntad.

Seamos buena comida,
comida de Navidad,
que sacie de pan y esperanza
al que está en necesidad.

Estamos todos invitados
por nuestro Padre el buen Dios,
a ser Navidad permanente
y extender la salvación.