lunes, 18 de enero de 2016

Ojos Misericordiosos



















El Papa ha proclamado
con decisión y bondad,
el año de la misericordia
para perdonar y amar.

Misericordia y no sacrificios
nos manda Dios practicar,
sabiendo que esta práctica
nos puede a todos salvar.

Es lo que ha hecho Él 
desde toda la eternidad;
derrochar misericordia 
para toda la humanidad.

Si con honradez y humildad
miramos bien nuestra vida, 
veremos con gratitud
la misericordia divina.

 Y si tenemos experiencia
 del derroche de sus bondades,
 miraremos con misericordia
 todas las calamidades.

¡Cuantas personas sufren
dolores de toda clase!
algunos males son físicos,
otros espirituales.

Si los físicos son malos,
los interiores son más,
pues son dolores intensos
que quieren quitar la paz.

Ya en nuestra niñez
aprendimos de memoria
lo que hace referencia
a las obras de misericordia.

Este es el año propicio
para poderlas practicar,
y no hace falta alejarnos
de nuestra realidad.

Ahora es el momento
de cambiar nuestra mirada;
estos ojos que tenemos
necesitan nuevas gafas.

Son ojos viejos y torpes,
ya no tienen claridad,
juzgan por las apariencias
y ya no ven mas allá.

Ahora necesitamos
ojos claros y buenos,
que puedan leer los tiempos
que hoy en día corremos.

Estos tiempos tan cambiantes,
tan difíciles y duros,
tienen gran necesidad
de ojos muy claros y puros.

Ojos misericordiosos,
que inviten a reflexionar,
a reconocer errores
y se puedan superar.

Ojos llenos de esperanza,
llenos de amor y bondad,
que acaricien cuando miren
y transmitan mucha paz.

Ojos muy positivos,
que al ver la realidad,
la miren con optimismo
y ayuden transformar.

Ojos que miren de frente
y que acepten con valor
las situaciones nuevas,
aportando luz y amor.

Ojos humildes y buenos,
que eleven su mirar;
que Dios se refleje en ellos
y lo den a los demás.

Ojos que no se cansen
y sea tal su mirar,
que el que se mire en ellos
transforme él su mirar.


14 comentarios:

  1. Creo que esos ojos misericordiosos de tu poesía, los necesitamos la mayoría de los seres humanos del planeta, para poder desterrar las emociones negativas, que parece que es en lo único que estamos centrados. Y poder vive el presente, vive el presente de la mejor manera, para seguir mejorando y avanzando, hacia una vida más plena de paz contigo mismo. Y así podrá fluir el amor entre todos y todo.
    Carmen, un grande abrazo.





    ResponderEliminar
  2. Ya lo creo que hacen falta y con urgencia todas esas clases de ojos que mencionas en tu poema Carmen. Me ha gustado y mucho cada verso de tu poema. Besicos

    ResponderEliminar
  3. La misericordia no solo es una palabra, debe ser una forma de vidad, un acto, a través de ella Dios perdona nuestros pecados, con ella debemos apiadarnos nosotros de nuestros congéneres que sufren, y si necesitamos ojos, muchos para paliar tanto sufrimiento. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Cada uno tenemos que aportar nuestro grano de misericordia y tener bien presente esta palabra en nuestros actos.
    Bonitas palabras las tuyas, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La misericordia es algo que todos debemos de ejecutar en nuestro día a día.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho la poesía y tomo nota de la misericordia de Dios para con nosotros;ello nos obliga a estar permanentemente vigilantes de nuestras actitudes,reacciones...ect
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. He leído con gusto todos estos poemas sobre la misericordia y he deducido que debemos tener misericordia de nuestro prójimo después de haber experimentado la que Dios tiene con nosotros.Buena reflexión para este año.
    Un abrazo cordial.

    ResponderEliminar
  8. Es verdad Carmen. nuestra mirada debe reflejar la bondad del corazón. Creo que solo practicando la misericordia lograremos una mirada limpia y llena de amor.
    Te dejo un haiku mio, que habla de la mirada de la madre.

    Llena de amor
    la mirada de mi madre
    flor de jazmin.

    Me gusta mucho el comentario que has dejado en el blog de josefa.
    Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. ¡Naturalmente que debemos de practicar la misericordia, la bondad, el amor.....y tener una mirada clara y limpia hacia nuestros semejantes! Me ha encantado tu poesía Carmen.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Hola Carmen. Gracias por entrar en mi blog, es todo un placer y ahí tienes tu casa. Este año es el Año de la Misericordia, donde las correspondientes Puertas Santas que se fueron abriendo desde el pasado 8 de Diciembre son centro de peregrinaciones. Debemos darnos cuenta de su verdadero sentido, que no es otro que el de ser misericordiosos con los demás como Dios lo es con nosotros.
    Bueno Carmen, que me ha gustado mucho tu blog, así que si Dios quiere y tú me lo permites volveré. Un abrazo y buen Domingo. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  11. Pués es verdad. Necesitamos unos ojos nuevos como los de Jesús; los nuestros son miopes y sólo ven lo que quieren ver. Se quedan en la superfície, sin penetrar en el fondo de las personas. Por eso muchas veces criticamos, juzgamos porque nos quedamos en la apariencia de las cosas. Con las nuevas gafas de Jesús seríamos más comprensivos y en definitiva más misericordiosos con todos. Es un gusto leer estas poesías tan sencillas y de una profundidad muy grande. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Cómo agradecemos que los demás sean misericordiosos con nosotros!. Pues así también tenemos que serlo para los demás. En lugar de criticar y echar en cara los defectos de los demás, ayudar,comprender...en una palabra amar. Un buen propósito para este año de la misericordia. Me ha encantado este poema. Besos y hasta otra.

    ResponderEliminar
  13. ¡Al fin he encontrado tu última publicación!
    No me cansaría de decirte que me ha encantado tu poema ¡Cuánta razón tienes!
    Nuestros ojos necesitan otras gafas, aún estamos a tiempo de agradecer, de compartir, de cambiar para amar más y mejor.
    Te dejo cariños en abrazos.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  14. No me importa volver a visitarte y leer tu bonito poema, este año que acabamos de comenzar puede ser idóneo para un cambio de mirada y practicar la misericordia.
    Sabes que siempre agradezco tus letras en mi espacio.
    Te deseo una feliz semana.
    Cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar