domingo, 1 de mayo de 2016

EL FARO


Ya sabemos que la fe
es creer que existe Dios,
que ha hecho el cielo, la tierra,
y toda la creación.

Si la fe que tenemos
es este solo creer,
es una fe muy pequeña;
hay que hacerla crecer.

La fe es un don precioso
que el bautismo nos da;
muchos lo han recibido,
pero por ignorancia
no pueden desarrollar.

Si la fe no se cultiva
pronto desaparecerá,
y cuando desaparece
el hombre perdido va.

Le entran por los sentidos
toda clase de teorías,
provocando muchas dudas
y el alma va perdida.

Cuantas personas sin norte,
sin rumbo y muy perdidas,
que se mecen según el viento
y van siempre a la deriva.

No saben de donde vienen
ni tampoco a donde van;
la vida no tiene sentido
y no vale la pena remar.

Para llegar a buen puerto
la fe es faro seguro;
si el faro no se ve
te pierdes por estos mundos.

Este faro que es la fe
te lleva al puerto de la paz,
al puerto de la alegría
del amor y fraternidad.

Existen muchas personas
que dicen que no es verdad;
les parece imposible
que nos pueda orientar.

No se fían de este faro
y prefieren permanecer
perdidos y sin rumbo fijo,
antes que al faro creer.

Son engaños del maligno
que tiene envidia del bien;
dice que hay otras rutas
más fáciles de recorrer.

Aunque existan otras rutas
con apariencia de bien,
no encontraremos en ellas
lo que busca nuestro ser.

Este faro es el evangelio,
tambien el hombre de fe;
su vida y sus buenas obras
son el faro que se ve.


 





17 comentarios:

  1. La fe es un buen recurso, pero el conocimiento es aún mejor

    Luz y Verdad

    Isaac

    ResponderEliminar
  2. La fe es algo que cada uno lleva en su interior y a veces es esa luz que lo guía en la oscuridad.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. La fe es algo que cada uno lleva en su interior y a veces es esa luz que lo guía en la oscuridad.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. El faro está ahí para hacer brillar la luz, y atraer nuestra atención. Y a veces también para que nos guíe por el sendero de la iluminación, para que no perdamos la fe ni la esperanza, en el proyecto de Dios.
    Carmen gracias por esta ahí, mi infinita gratitud!
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Aunque a veces andemos un poco perdidos, acabamos por vislumbrar el faro y su luz siempre nos estará esperando.

    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  6. Precioso poema
    Cada uno sigue el sendero que sus sentires le dictan
    Los tiempos siempre dan sabiduria
    Los velos van cayendo y el entendimiento brilla
    Gratisimo leerte
    Cariños

    ResponderEliminar
  7. Ese "Faro" es el que guía mi vida y me lleva por buenos derroteros para no perderme. La Fe hay que actualizarla y tenerla al día, un faro también necesita mantenimiento.Me ha gustado mucho tu poema y me encanta encontrarme con gente que tenga Fe y lo diga con naturalidad y orgullo.Besicos

    ResponderEliminar
  8. Hermoso Faro, bello poma....profundo en la verdad del Evangelio que es palabra y vida... , la fe , creer en el Mensajero que trajo la paz y amor al mundo...no todos lo han acogido....es más lo mataron por eso....pero Él como lo dijo volvió a la vida...es nuestra esperanza y fe. Una fe activa, con obras, o sino, como dice Apóstol Santiago la fe sin obras muere solita....
    Fuerte abrazo Carmen, bella presentación...

    ResponderEliminar
  9. Sin dudarlo, sé que te ha salido del alma.
    Tu fe es fuerte, sincera y valiente, no temes a las adversidades que la vida pueda poner a tu paso y sigues remando hacia adelante con rumbo fijo.
    La luz de ese faro, va marcando tu camino y nosotros, que te leemos, te seguimos, porque sabemos que nos conduces a un buen puerto que no nos es desconocido.
    Una vez más, tengo que darte las gracias por las palabras de cariño y apoyo que has dejado en tu comentario.
    Cariños en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
  10. Te agradezco tu visita y tus palabras de ánimo, me han llegado al corazón y me han hecho mucho bien, espero estar pronto recuperada del mal que me aqueja y volver a sacar entradas felices, no como la que he sacado hoy, triste y apesadumbrada, espejo de mi alma, que está sumida en las tinieblas de la tristeza que me embarga, sé que pronto saldré de este bache y volveré a sonreír y a ser la misma de antes, la que conoces y visitas con tanto cariño, al que correspondo con todo mi corazón.
    Besos, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. Hermoso poema Carmen. Es un faro el evangelio, la palabra de Dios que está en él y la fe, sin ellos sería muy duro vivir.


    Rosa

    ResponderEliminar
  12. El amor es el camino....

    Flores y Besos

    Isaac

    ResponderEliminar
  13. El amor es el camino....

    Flores y Besos

    Isaac

    ResponderEliminar
  14. La fe, como la caridad empieza por uno mismo. Cuando uno se ama a sí mismo puede amar a los demás, puede tener fe en los demás, en sí mismo y en ese hermoso faro que citas.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola Carmen!!!

    Primero perdona mi tardanza, ando un poco delicaducha de salud, no me apetece acercarme al ordenador. Pero poco a poco voy visitándoos.
    Ese es el faro que guía y alienta a las personas de buena voluntad y buena con ciencia.
    Pues Sin Fe, mal va la cosa... Aún con ella, cuesta salir de algún charco que a veces se presenta, pero la Fe, es una verdad que mueve montañas.

    Me ha encantado leerte.
    Te dejo mi gratitud y mi estima siempre.
    Un abrazo inmenso y, se muy muy feliz.

    ResponderEliminar
  16. La fe es nuestro faro, nuestro norte en todas las circunstancias de nuestra vida.
    En la fe recuperamos la alegría, la paz..., si la hemos perdido y es la que da sentido a nuestra existencia.
    ¡Bello poema para reflexionar!
    Un abrazo y hasta la próxima poesía, que espero que sea pronto porque todas encierran un mensaje para poner en práctica.

    ResponderEliminar
  17. Por aquí llego a visitar este bello faro de FE, cierto que los marineros aunque no lo ven saben que existe y creen en el faro, porque su luz les orienta y ayuda a seguir en su camino.
    La FE, nos orienta y ayuda a seguir adelante, sólo que a veces no sabemos ver esa luz que nos guía.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar