lunes, 21 de marzo de 2016

LAS SIETE PALABRAS


Cuando estabas en la cruz
clavado en aquel madero,
pronunciaste unas palabras
que nos dan luz y consuelo.

Eran palabras de vida,
llenas de amor y bondad,
que a pesar del sufrimiento
Tú quisiste pronunciar.
1ªpalabra: “Padre perdónales, porque no saben lo que hacen”

Jesús clavado en la cruz,
mira con compasión
a los injustos verdugos,
y les ofrece perdón.

Sabe que son ignorantes,
que no conocen su amor,
e intercede por ellos
ante su Padre el buen Dios;
dice que no tenga en cuenta
éste tan grande error.

La lección que tu nos das
es profunda y verdadera;
nos enseñas que el amor
supera y vence  la ofensa.

2ªpalabra: “Te lo aseguro,hoy estarás conmigo en el paraíso”

Son las mejores palabras
que un hombre puede oír,
y mucho más si este hombre
está a punto de morir;
el ladrón arrepentido
las escucha y es feliz.

En esta palabra,Oh Jesús,
nos prometes vida eterna
a todos sin distinción;
sólo hace falta creerla.

3ªpalabra: “Mujer ahí tienes a tu hijo,Ahí tienes a tu madre”

Jesús en su agonía
nos da por madre a María;
si es madre de la humanidad
es también la madre mía.

Una madre siempre acoge
con amor y con bondad
al hijo de sus entrañas,
y está pronta a perdonar.

Vayamos pues a esta madre
con confianza y sin temor,
pues ella es nuestro refugio
aunque sea un pecador.

4ªpalabra: “Dios mío,Dios mío,¿porqué me has abandonado?”

Como todo ser humano
fue tan grande tu dolor,
que sentiste el abandono
la impotencia y el horror.

Son el peso del pecado
de toda la humanidad,
que Tú soportas humilde
porque nos quieres salvar.

5ªpalabra: “Tengo sed”

Podemos pensar con razón,
que tu sed era sed física,
necesaria para el cuerpo
después de tanta agonía.

¡Como nos cuesta entender!
¡Que duros para comprender!
Ya dijiste a la samaritana:
“no es de este género mi sed”

La sed que Tú tienes
no es sed corporal,
es sed de almas contritas
que acepten tu amistad.

6ªpalabra: “Todo esta cumplido”

Ya no te queda nada,
todo lo has dado ya;
la voluntad del Padre has cumplido
y ya descansas en paz.

Que muestro amor incipiente
crezca fortalecido,
y el día que Tú nos llames
podamos decir contigo:
“todo esta cumplido”.

7ªpalabra: “Padre en tus manos encomiendo mi espíritu”
Entregas tu alma al Padre
con gran serenidad,
y el Padre con su poder
te va a resucitar.

Para esto has venido al mundo,
para enseñar que el amor
nunca muere y está vivo,
dentro del corazón.

Si seguimos sus consejos
y lo hacemos con amor,
también a todos nosotros
nos dará resurrección.

Miremos siempre a la cruz
para coger fortaleza,
y no cansarnos de amar
aunque sea con pobreza.