miércoles, 22 de marzo de 2017

EL JARDiN DE LA VIDA

En el jardín de la vida
todos hemos de aportar,
nuestra buena semillita
para poderlo adornar.

El dueño de este jardín,
ha querido derrochar
semillas de mil colores
por toda la humanidad.

A medida que germinan
y empiezan a florecer,
cada una es un encanto;
no sabes cual escoger.

Claveles,rosas y lirios,
jazmines y muchas más,
alegran nuestros sentidos
y da gozo contemplar.

Hay flores muy pequeñitas
que es un encanto admirar;
son alfombras tan bonitas
que te da pena pisar,

Los árboles frondosos
cumplen también su misión;
protegen al visitante
y le dan sombra y frescor.

El césped es un adorno
sencillo y muy abundante;
se puede pisotear
y tiene él mucho aguante.

Cada una de estas plantas
tiene un encanto especial,
y con ser tan diferentes
fascinan por un igual.

Cada uno de nosotros
somos la flor del jardín;
este jardín de la vida
en que nos toca vivir.

Unos son las grandes flores,
otros flores pequeñitas,
muchos el césped duro
y otros árbol que cobija.

No importa lo que seamos,
lo importante es aportar;
llenar toda la parcela
que el dueño del jardín nos da.

Si ponemos lo que somos
al servicio de los demás,
en el jardín de la vida
dará gozo habitar.